DESFIBRILADORES. Instalación en los edificios judiciales de CyL.


20 abr. 2019




Desde CCOO Justicia CyL venimos exigiendo desde hace tres años a las gerencias de Valladolid y Burgos y al propio ministerio, la instalación de desfibriladores en las sedes judiciales de nuestra ciudad y provincia, peticiones realizadas por escrito al Comité de Seguridad y Salud Laboral, a la Subdirección general de Medios Personales, a la Unidad de Prevención de Riesgos Laborales, ... que han caído en saco roto dado que intuimos que la protección de nuestra salud y la de los ciudadanos que acuden a los edificios judiciales no entra dentro de sus preocupaciones ni prioridades. Y así lo hemos denunciado ante los medios de comunicación.

Petición razonable, cuya solución se dilata en el tiempo, porque no cabe en cabeza humana el no proceder a la instalación de desfibriladores, cuando es recomendado por todas las autoridades sanitarias. Así, por poner un ejemplo, en el Edificio Judicial de la C/ Angustias nº 40-44, el principal de la provincia, la asistencia de público en un día normal oscila entre 1000 y 1500 personas, cifra a la que hay que sumar todos los trabajadores de dicho centro -más de 200- más los abogados, procuradores, cuerpos y fuerzas de seguridad, etc. que no están obligados a pasar por el arco de seguridad y que por tanto no se contabiliza su presencia.

Nuestro objetivo es proteger la salud de los empleados y de los usuarios de los servicios públicos, como los de la Justicia, con unos equipos de última generación, que tengan conexión permanente con la red de emergencias mediante un terminal telefónico y que permitan dar respuesta a la mayoría de paros cardíacos que se presenten. En otras administraciones este tema está superado desde hace mucho tiempo.

Por todo ello, hemos vuelto a solicitar al ministerio que se proceda a la instalación de equipos de desfibriladores en todas y cada una de las sedes judiciales, en el menor tiempo posible, y que se imparta la formación oportuna a aquellos interesados en su utilización y en maniobras de reanimación cardiopulmonar. 


Imprimir artículo